Ética para librepensadores

Ética de 4ºESO del colegio Aljarafe.

LA CENA

Deja un comentario

“La cena” es un libro escrito por Herman Koch, un autor holandés. La narración fue galardonada con el Premio del Público y reconocido como Libro del Año 2009.

Este relato se desarrolla casi en su totalidad en un exclusivo y lujoso restaurante de Ámsterdam y trata del encuentro de dos familias para abordar la preocupante situación de sus sendos hijos. En esta cena se reúnen Paul Lohman, su mujer Claire con Serge Lohman y su esposa Babette, aunque también se habla de sus hijos: Michel/Rick y Beau, respectivamente. Los capítulos coinciden con las partes de la comida, que tienen la misma estructura que el libro: introducción, desarrollo y desenlace. Desde el comienzo se recurre a numerosos flashbacks para aludir a sucesos que nos desvelan los problemas mentales de Paul y sus consecuencias o los límites que pueden alcanzar unos adolescentes en su afán por demostrar su superioridad. También es importante el hecho de que Serge es candidato a las próximas elecciones presidenciales en los Países Bajos, ya que el desenlace del relato tiene mucho que ver con esto. Paul y Claire idean un plan para frenar los acontecimientos previstos por el candidato para revelar sus asuntos personales.

La elección del autor por narrar en primera persona llena de subjetividad y opiniones todo el libro. Destaca la idea que mantiene el protagonista sobre lograr ser una familia feliz. A partir de esta máxima, Claire y él llevan sus acciones a sus últimas consecuencias, como el encubrimiento de un delito cometido por su hijo, con el fin de protegerlo. Este punto es muy opinable: ¿Tiene más importancia el amor y la protección paternos o el respeto a las normas sociales? ¿Se debe encubrir a un hijo para garantizarle un futuro próspero a costa de olvidar unos actos inaceptables moralmente hablando? Por lo tanto, se nos plantea un dilema moral de tres tipos posibles: análisis, verdad vs lealtad o justicia vs compasión. En mi opinión, yo no sería feliz si tuviera que cargar con los recuerdos durante toda mi vida de unos actos horribles originados por la protección a toda costa de un familiar. Las reacciones agresivas que muestra Paul hacia el director del colegio de su hijo, el señor de la tienda o su mismo hermano,¿son fruto de su enfermedad o de la sobreprotección de su hijo?

En conclusión, ¿debe prevalecer la felicidad ante unos actos moralmente injustificables? o ¿a qué punto ha llegado nuestra sociedad actual para ser tan egoísta?

Daniel Fernández Campos

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.